Vinos para fiestas

  • 26/10/2017
  • 0

Champán, sidra, anana fizz o bien Fresa son ciertas opciones que riegan la mesa de Nochebuena.Bebida tradicional por antonomasia en las Fiestas de final de año, los espumantes ?así se llaman, pues abarcan más ejemplares que el champagne- han copado las vinos para fiestas de supermercados, vinaterías y lugares similares, para contestar y también estimular la demanda estacional de burbujas.No obstante, el brindis argentino presenta el día de hoy más opciones de las que existían hace una década. El día de hoy, las copas se pueden ocupar con productos de variados estilos, costos y hasta ser sustituidos conforme el menú navideño que se haya dispuesto para ese día.?Los usuarios argentinos empezaron a localizar diferentes opciones y la posibilidad de seleccionar entre diferentes costes y métodos de preparación, todos buenísimos. La mayor parte de los últimos espumantes de gama alta, están destinados a un público distinguido?, refiere María Mendizábal, sommelier y enseñante de la Escuela Argentina de Sumilleres.De esta manera, un consumidor exigente y con soltura de bolsillo va a poder seleccionar entre múltiples marcas y estilos de espumantes. Si se trata de adquirir champaña (en la etiqueta afirmará elaborado con procedimiento champenoise o bien charmat), las bodegas Chadon, Norton, Nieto Senetiner, Trapiche, Toso y Bianchi tienen productos conocidos, armónicos y simples de lograr en el mercado. ?El que reúne la conocida ecuación costo-calidad, en general se halla en la gama de entre quince y veinticinco pesos?, apunta la sumiller.Por poner un ejemplo: el champán Bianchi Extra Brut tiene un perfume frágil y sutil a frutas tropicales mezclado con el aroma a diastasas. En la boca se resalta un dejo a banana, como lo describen los especialistas catadores. La botella tiene entre ocho y ocho.5 gramos de azúcar por litro. En el súper Jumbo cuesta prácticamente veinte pesos.Los chefs aconsejan, si se adquiere un champán de este coste, guardarlo para el brindis, mas acompañar la cena navideña con otros vinos.Buscando el champán conveniente En el mercado existen diferentes géneros de champán, que, grosso modo, podrían dividirse en 2 grupos: por estilo y por calidad.El estilo, alén de que cada bodega dignifique el producto y le ponga su impronta, se distingue por la cantidad de azúcar que tiene en la botella. De este modo, el extra brut es el más amargo, el que menos azúcar tiene por litro. Entonces va a venir el brut y después el demisec, nombre ilusorio, mas que señala con mayor proporción de azúcar.La elección va a depender de cada paladar.Si la idea es buscar calidad, el auténtico champán afirmará en su etiqueta ?método champenoise?, que implica de qué manera se realizó ese vino.Esencialmente, consiste en que el líquido fermenta un par de veces (procedimiento propio del champán), y la segunda vez ocurre en la botella. Si la etiqueta afirma ?charmat?, señalará que la fermentación se hizo en un tanque de acero inoxidable, procedimiento más fácil y por lo tanto, de menores costos para la bodega. Esto asimismo se apreciará en el coste, que va a ser un tanto menor.Si la idea es salir de las burbujas tradicionales y explorar un vino diferente, va a poder probar un vino frizzante, que se trata de un vino espumoso, ligero, fresco y simple de tomar. Normalmente son más económicos y se los identifica con el público joven, en tanto que fueron creados para satisfacer esa demanda.Los frizzantes como el New Age, el Frizzé y el O2 son vinos diligentes, dulces, que no exceden los diez pesos por botella.Se pueden servir como piscolabis, ya antes de cenar, o bien al terminar la cena.Para finalizar, para los bolsillos un tanto más flacos, la buena nueva es que la sidra (un alcohol derivado de la manzana) no ha aumentado los costos este año, equiparado con dos mil tres. En los supermercados hay sidras de hasta dos pesos la botella, mas naturalmente, no son aconsejables, pues ese valor no cubre los costos que implica.Lo esencial es al abrir la botella: si el líquido está viscoso, turbio, tiene gusto a hongos o bien a vinagre, tírelo, por el hecho de que está en mal estado.Platos y burbujas ?Siempre que pensamos en vinos para un menú, debe ir de lo más fácil como mucho complejo. Como piscolabis lo idóneo es decantarse por vinos espumante frescos, frutales y jóvenes, al paso que para una comida o bien como final la opción mejor son los complejos y estructurados·?, explica Mendizábal.De esta forma, la opción mejor va a ser buscar un espumante de calidad ?buscar una marca parcialmente famosa-, con la cantidad de azúcar que uno prefiera y dependiendo del dinero libre.Si la idea es destinar el espumante para el brindis, mas busca asimismo una bebida para la cena, va a haber que ajustar el paladar a la relación coste calidad.?Los vinos ideales para las fiestas son los blancos secos y refrescantes, los rosados aromatizados y en los tintos, los jóvenes frutados que pueden ser servidos a una temperatura más baja?, sugiere la sumiller. Un consejo para que las fiestas sean verdaderamente ?alegres?.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia